Luz pulsada, mucho mas que depilación. Qué es y para qué se utiliza

La luz pulsada es conocida por casi todo el mundo como un tipo de luz (mal llamada láser en muchos sitios) por su capacidad a una determinada longitud de onda de depilar, sin embargo hace tiempo que en depilación la luz pulsada ha quedado obsoleta y sustituida por alternativas mucho más efectivas e indoloras como el ‪Laser Diodo‬, aún cuando muchas franquicias o salones de belleza la siguen ofreciendo por su coste más económico como método de foto depilación.

Los láseres por norma general, emiten una luz que conocemos como colimada, coherente y monocromática, es decir a una única longitud de onda en un haz de luz lineal y sin dispersión, como los de las discotecas. La luz pulsada, es una luz, no un láser, por emitir en todo el espectro de longitudes de onda de la luz, y de forma dispersa y en todas direcciones como la de una bombilla.

¿Qué la hace tan interesante, e insustituible a nivel terapéutico en una clínica estética?

Al emitir en todas las longitudes de onda, podemos mediante filtros específicos elegir aquellas longitudes específicas que nos sirven para tratar de forma directa cada problema y ser totalmente efectivos, desde la primera sesión.

Así podemos emplear filtros de 420nm para ‪‎acné‬, ya que las luces de la gama azul atacan a la bacteria causante del acné (Propionebacterium Acnes), longitudes de onda de 510nm se emplean en tratamiento de manchas faciales y corporales de tipo melánico, 560nm para lesiones vasculares, etc.

La luz pulsada sin embargo donde más muestra su potencial rejuvenecedor es en el tratamiento de manchas y léntigos, y en su efecto estimulador de la producción de colageno, que devuelve tersura, tono y luminosidad a la piel, a la vez que elimina las manchas, consiguiendo un efecto global no comparable ni alcanzable por otros tratamientos tan tolerables como este y que no requieren baja social, ni generan pelado o descamación de la piel.

Las sesiones duran a penas 30min, en los que se aplican sucesivos disparos de luz en la zona a tratar, habiendo aplicado previamente un gel conductor, y seguido de una mascarilla calmante especialmente formulada para devolver frescura, hidratación y con principios ‪‎anti‬-ageing que dejarán tu piel renovada.

Otras lesiones como los puntos rubí (conocidos como hemangiomas‬ o cabos de vena) se pueden eliminar en a penas un disparo, sin dolor ni efectos secundarios.

La potencia y versatilidad de nuestro equipo nos permite poder abordar las lesiones más complicadas y personalizar cada parámetro en función del paciente, garantizando un tratamiento cómodo y agradable, de máxima efectividad, y con garantía de resultados.

A día de hoy, ningún láser puede compararse a la luz pulsada en el conjunto de efectividad, comodidad, tolerancia y precio.

Si quieres beneficiarte de su efectividad, no dejes de vernos esta semana, tendrás unas ofertas que no podrás dejar escapar.